polígamográfico

Carta Editorial

polígamográfico | Diseminando Ideas

Desde principios del siglo XX, la innovación se introdujo como una constante dentro de un mercado y un proceso que, entonces, establecía la tendencia que habría de condicionar el devenir de la Historia hasta desembocar en el presente que hoy compartimos: el de la industrialización, el del estimulante (des)encanto de la información visualmente inmediata, de la cultura del consumo; de los drive-thrus, de los fast foods, de las risas en lata y las compras en línea. Esto no quiere decir que previo a este acontecimiento la invención y el descubrimiento no hayan figurado como lo que son, pero sí indica que, más allá del arte o de la ciencia, introducir paradigmas revolucionarios no se asentaba aún como un ideal de producción masiva tan inamovible, fundamento irrevocable de la modernidad y del momento, llámese como sea, en el que vivimos.

Tanto Gutenberg como Ford compartían algo en común que, traducido en todos los lenguajes, fue la piedra filosofal que materializó en la humanidad desde la invención del fuego hasta la inteligencia artificial. La proyección de una mirada fuera de su tiempo es lo que permitió a Asimov, a Verne y a Orwell imaginar un número de realidades que en este momento atestiguamos de maneras tan sencillas como son, a su vez, complejas; influyentes escenarios de donde las mentes contemporáneas, incluso, adquieren la inspiración que construye el piso por donde transita el futuro que, para bien y para mal, nos aguarda con todas las imprevisiones que nos orillan a seguir imaginando, a continuar creando.

 

 

Y es que sólo basta la efímera concepción de una idea para arrancar la maquinaria de la perpetua transformación, un lúcido instante que estalla como la chispa que da ignición a un motor intelectivo de combustión creativa, un par de manos dispuestas a tomar la decisión más importante de todas para continuar con una longeva tradición de pensar la realidad fuera de las convenciones y un par de piernas ágiles, dispuestas a brincar el muro de la automatización.

 

Creamos identidades a partir de experiencias,

materializando ideas que tienen significado.

 

Esta es la filosofía que por más de diez años ha servido a polígamográfico para definir los principios de un sistema que hemos denominado la célulacreativa, un equipo de trabajo con miras a generar tendencias, formada por profesionales en distintas disciplinas que permite ofrecer diversos servicios en un ecosistema poliándrico, es decir versátil, eficaz y multidisciplinario, que privilegia el concepto de la diseminación de ideas.

 

Construimos tus marcas del futuro en el presente.

 

Ubicados en la ciudad de Toluca y con un impacto que supera las barreras de su propia geografía, polígamográfico es un estudio de diseño especialista en dotar a proyectos, iniciativas, organizaciones, instituciones, start ups y a empresarios visionarios de la identidad corporativa con que se aterrizan todas aquellas ideas que están transformando al mundo. Con una completa cartera de clientes en constante crecimiento, la experiencia acumulada a través de todas estas experiencias nos da la oportunidad de ofrecer servicios que satisfacen expectativas en todas las áreas de creación. Tal vez no cambiemos el rumbo de la Historia y sus múltiples devenires, pero sí podemos extenderte un bolígrafo para empezar a escribir la tuya.

 

Bienvenido, estás en polígamográfico | DiseminandoIdeas.




¡Visítanos!